El transporte de carga es una columna basal en la cadena de valor.

Producto de la globalización, el volumen de materias primas y bienes transportados en tramos nacionales e internacionales se ha incrementado sustancialmente, dándole al transporte de cargas una relevancia muy grande. Esta importancia es especialmente destacada en Latinoamérica, en donde el TAC moviliza el 95% de las toneladas totales transportadas en Argentina, el 93% en Chile y el 56% en Brasil (Según informe del Banco Interamericano de Desarrollo).

En la actualidad, la logística se ha integrado al proceso de producción de bienes, lo que la ha convertido en una actividad estratégica para cualquier economía del mundo. De la mano de este cambio, el transporte de cargas adquirió un rol protagonista en la competitividad de las empresas y las economías a nivel global.

Esta importancia deviene de su papel clave en las cadenas de suministro que mencionamos antes y de su alto impacto en la generación de empleo, la internacionalización de bienes y el potenciamiento de las economías regionales. 

Características del transporte de carga y su aporte al desarrollo económico de las industrias y los países

El transporte de carga y la logística son sectores que desempeñan una función fundamental para conectar territorios, difundir tecnologías y promover las mejores prácticas en todo el mundo.

Según explica un estudio de la Organización Mundial del Comercio, además de la función intrínseca que desempeñan en términos de cadena de valor, también son actividades importantes para los resultados de otros sectores de la economía, que dependen de la capacidad de enviar sus bienes a los consumidores de forma rápida, económica y fiable. La importancia es tal que, en sectores como el de la electrónica y la agroindustria, es imprescindible para que puedan llevarse a la práctica.

Uno de los aspectos que hacen que el transporte por camión se destaque es su flexibilidad para llegar al cliente final. Por eso, tiene un rol decisivo en la matriz de carga de los países de América Latina. El informe del BID estima que en la región el TAC tiene una participación de entre el 3% y el 4% del PBI de los países.

Otra característica del TAC en la región es su heterogeneidad. La diversidad de tipos de organización que tienen las empresas del sector -desde grandes empresas con estructuras profesionales hasta pequeños transportistas a cargo de 1 o 2 camiones-, plantea realidades, desafíos y necesidades muy diferentes, dependiendo de quien se trate.

El TAC moviliza el 95% de las toneladas totales transportadas en Argentina, el 93% en Chile y el 56% en Brasil.

El papel del transporte de cargas de calidad en la economía y el crecimiento de los negocios

Ante la realidad descrita, el mejor escenario para las empresas que requieren mejorar los costos logísticos y aumentar los beneficios es considerar a los transportistas como sus socios estratégicos, pues la competitividad de la economía depende de la evolución del transporte de carga, su tecnificación y calidad.

Un transporte de cargas de calidad es capaz de potenciar la eficiencia, mejorar los resultados comerciales, disminuir los costos improductivos, propiciar el aumento de los ingresos y apuntalar la creación de empleo. En Argentina, por ejemplo, es fuente de empleo directo para más de 500.000 personas, en las aproximadamente 153.000 empresas registradas (Fuente: Ministerio de Energía y Minería)

En mercado actual, en el que se imponen tiempos de despacho casi inmediatos, casi el único elemento diferenciador de las empresas es el servicio que proporcionan a sus clientes. El transporte es una pieza clave para lograr que los productos lleguen a manos de los compradores en el momento y las condiciones esperados. Sin esto, la pérdida del cliente es un hecho seguro. Por eso, elegir a los partners adecuados y establecer alianzas a largo plazo con ellos es uno de los mejores caminos para aumentar la rentabilidad y la productividad.

El TAC es una actividad estratégica para el desarrollo de las economías, las empresas y los individuos, y uno de los pilares del sistema económico mundial globalizado. En la cadena de valor, el transporte es protagonista, haciendo posible la diversificación de mercados, la tercerización de procesos claves y la integración de materiales provenientes de diferentes partes del mundo, mejorando la calidad total y nivel de servicio.

[Total:0    Promedio:0/5]