Mujeres al volante, las nuevas protagonistas de las rutas argentinas

Ser camionero es una actividad que históricamente ha sido casi exclusiva del género masculino. Pero, poco a poco la situación está cambiando.

Gracias al cambio en la mentalidad social y la ruptura de patrones de conducta que estamos viviendo en la actualidad, cada vez hay más mujeres al volante de camiones que circulan las rutas argentinas. Ellas eligen esta profesión como alternativa de trabajo, pero también por pasión, y se lanzan a las rutas para transportar las mercaderías de productores argentinos y extranjeros.

En este artículo de T-CARGO te contamos la historia de una de ellas, nos adentramos en el fuerte vínculo que comparten las mujeres camioneras y vislumbramos los nuevos espacios que se están abriendo para las mujeres en el transporte automotor de cargas.

Madres, esposas, abuelas, tías… y mujeres al volante

Susana García tiene 63 años y vive en Carabelas, provincia de Buenos Aires. Es una de las camioneras argentinas que, semana a semana, deja su hogar organizado y se separa de su esposo, hijos y nietos para salir a la ruta en viajes que pueden durar entre 1 y 3 días. Con su camión transporta productos agrícolas hacia los puertos de San Lorenzo, Rosario, Villa Constitución, San Nicolás y otras zonas portuarias sobre las costas del Río Paraná.

El año pasado cumplió sus primeros 10 años de profesión, a la que eligió un poco por pasión y otro poco como alternativa laboral. “Elegí ser camionera como una buena salida laboral, en la que tenés la posibilidad de ser independiente y tomar tus propias decisiones” cuenta Susana.

Se la ve resuelta, decidida, pero aún con esa fortaleza reconoce que no es un camino fácil para las mujeres. “Estamos insertas en un mundo machista y hay que lidiar a diario con esa realidad. ¡Los hombres se paran a mirar en qué nos equivocamos!”, ejemplifica.

Es que la brecha de género en el transporte automotor de cargas es notable. Según números de la CNRT (Comisión Nacional de Regulación del Transporte), de los poco más de 300 mil camioneros registrados, solo 450 son mujeres.

Replicando lo que sucede en otras actividades históricamente reservadas para los hombres, ganar espacio e incluirse no es un camino sencillo, pero está sucediendo. “Algunas personas todavía se sorprenden de ver una mujer al volante de un vehículo pesado, como lo son los camiones con acoplado o semi, pero se están acostumbrando de a poco”, se alegra Susana.

Más que colegas, amigas

La confraternidad es un aspecto muy importante en la vida de las mujeres al volante. Forman una red de apoyo, se tienen unas a otras para contarse las novedades en las rutas -como vedas de tránsito y cortes-, y para conversar sobre las familias y experiencias de trabajo.

La página de Facebook Simplemente Camioneras es un ejemplo de esto. La siguen casi 15 mil personas y en ella las profesionales intercambian experiencias, muestran fotos de sus camiones, sus afectos y los paisajes que recorren, y se dan ánimo y consejos.

Susana cuenta que esta contención y el contacto cotidiano que los medios tecnológicos facilitan, es una de las formas que encontraron para cuidar el lugar ganado y encontrar soluciones colectivas para afrontar los desafíos y peligros de la profesión. 

Las mujeres camioneras están conectadas en red, brindándose apoyo en el camino.

Nuevos espacios para las camioneras

Buscando revertir la baja matrícula de mujeres en la industria, están surgiendo diversas oportunidades impensadas hasta hace un tiempo atrás.

Una novedad de este 2019 fue el lanzamiento del primer Programa de Formación Profesional para mujeres, diseñado en conjunto por Scania Argentina y la FTP (Fundación Profesional para el Transporte). “Conductoras” es un programa en el que mujeres de todo el país pudieron inscribirse para obtener una de las 12 becas para realizar el Curso de Conductora Profesional en la escuela de la FADEEAC y obtener así las herramientas necesarias para operar eficientemente un vehículo de transporte de cargas y brindar un servicio de alta calidad.

Otro ejemplo de cambio de paradigma en el transporte automotor de cargas es la reciente incorporación de mujeres en el servicio de recolección de residuos de la ciudad de La Plata. Se trata de una experiencia sin precedentes en el país -¡esperemos que sea la primera de muchas!-, que incorporó a las primeras 3 choferes de camión y 7 ayudantes a finales de junio. 

Las mujeres se están empoderando y consiguen de a poco hacer desaparecer las barreras impuestas a su desarrollo profesional. El transporte de cargas no es la excepción y está abriendo sus puertas a nuevas generaciones de camioneras, que quieran hacer de las rutas su segundo hogar.

[Total:1    Promedio:5/5]