Involucrar al equipo logístico en las mejoras aumenta la calidad del trabajo.

El desempeño del área logística es determinante para los resultados de las empresas. Un trabajo de calidad tiene la capacidad de potenciar la productividad y obtener una ventaja competitiva en el mercado, mientras que un manejo con falencias en esta área puede minar las oportunidades de crecimiento de toda la organización.

Los responsables del equipo logístico tienen en sus manos la responsabilidad de guiarlo hacia una gestión de calidad y, para lograrlo, implementan una serie de estrategias que se han probado efectivas para cumplir con el objetivo de brindar servicios rápidos, efectivos y que sobrepasan las expectativas de los clientes.

4 buenas prácticas para aumentar la calidad del equipo logístico

  1. Potenciar las habilidades del equipo

Sentirse seguros y con confianza en que tienen los conocimientos necesarios para hacer bien el trabajo es vital para que los colaboradores alcancen niveles de eficiencia óptimos. Además, para comprometerse con la organización y “ponerse la camiseta”, no hay nada mejor que tener en claro hacia dónde estamos yendo. Esta realidad pone a la capacitación en un lugar de suma importancia.

Acompañada con la motivación adecuada, la formación tiene un doble valor para las empresas. Por un lado, ayuda a desarrollar o mejorar las habilidades de los empleados acordes a las tareas de su puesto y, por el otro, les demuestra que se los valora como parte importante de la organización.

La idea es definir la capacitación en consonancia con los objetivos del área e incluirla en el plan de carrera. Como resultado, es posible aumentar la eficiencia y fomentar el trabajo en equipo. 

  1. Medir los procesos con metas alcanzables

La evaluación de los procesos permite saber si se están logrando los resultados esperados y, además, detectar puntos de improductividad que requieren ser mejorados. Es fácil ver que, sin este análisis, es muy difícil conseguir crecer en el negocio y sobrevivir a la competencia.

Para alcanzar altos niveles de calidad en sus equipos logísticos, los gerentes necesitan tomar la delantera y fomentar la identificación de problemas que están impactando en la eficiencia y generando desorganización y pérdidas de recursos.

En este aspecto es importante recordar que uno de los puntos de desmotivación más frecuentes es la existencia de metas inalcanzables o plazos ilógicos. Por eso, la sugerencia es trabajar con objetivos desafiantes, pero alcanzables. Y, al grado de lo que la organización lo permita, hablar con los empleados e implementar sus sugerencias. 

Cuando se dispone de la estructura adecuada se puede alcanzar el máximo potencial, eficiencia y productividad.

  1. Proporcionar la infraestructura y tecnología que el equipo necesita

La calidad del trabajo del equipo logístico está directamente relacionada con las herramientas y recursos dispuestos por la empresa. Cuando se dispone de la estructura adecuada es posible alcanzar el máximo potencial, eficiencia y productividad.

Las nuevas tecnologías ingresaron hace unos años a la industria logística, haciéndola más eficiente, dinámica y segura. La interconectividad permite reducir los tiempos de los procesos en el depósito y optimizar la comunicación con la flota de camiones aportando, entre otras ventajas, ahorro de combustible, mejor organización de las rutas y comunicación más ágil.  

  1. Apostar por la innovación

Los procesos burocráticos y poco creativos llevan a los empleados a un ritmo de trabajo aletargado, enemigo número uno de la calidad. Romper este paradigma es fundamental para seguir en la senda de la productividad y efectividad.

Como nadie sabe mejor qué es lo que está fallando que quien realiza el trabajo día tras día, un buen método para innovar es involucrar al equipo logístico en el proceso de “brainstorming”, para que puedan aportar sus ideas de mejora. Esto permite que todos se sientan miembros de la empresa y deseen colaborar con ella.

Un aspecto a tener en cuenta es que innovar no siempre implica tener que realizar una inversión muy grande, como es usual pensar. Existen muchas herramientas que no requieren costos fijos de instalación ni mantenimiento y que permiten optimizar los costos. Por ejemplo, las plataformas de transporte colaborativo permiten modernizar el modo en que se negocian los servicios de fletes, agilizando las contrataciones de los camiones y aprovechando las oportunidades de rutas negativas.

Como hemos visto, brindar servicios logísticos de calidad constituye una base imprescindible para que las empresas ofrezcan a sus clientes un entorno de seguridad y confianza, lo que es clave para convertirse en la primera elección de los clientes y usuarios. Y es tarea de los líderes del sector darle al equipo las herramientas y motivación que necesitan para mantenerse enfocados en la calidad y la optimización de los procesos.

[Total:0    Promedio:0/5]