Lograr procesos eficientes es indispensable para el transporte siglo XXI.

El transporte es un actor fundamental de la cadena de suministro. Cada día se movilizan millones de toneladas de mercancías de todo tipo y, en Argentina, el 95% de ese transporte es realizado por camiones, lo que pone al transporte automotor de cargas como principal protagonista.

En un ambiente exigente y con presencia de mucha competencia, lograr que las operaciones alcancen niveles de productividad y eficiencia óptimos exige superar varios obstáculos. Y, al mismo tiempo, lograr este objetivo y conseguir un buen desempeño es imprescindible, no solamente para la supervivencia de las empresas transportadoras, sino también para el conjunto de los sectores involucrados en el proceso.

Un transporte de calidad cumple una serie de características que lo diferencian y le permiten brindar un servicio que se destaca.

Pone la seguridad en primer lugar

Es una realidad que la seguridad en la ruta es un tema sensible. No solo las personas que intervienen en el traslado y otras operaciones asociadas, como la carga y descarga, están expuestos a riesgos potenciales. También lo están las mismas mercancías que están siendo transportadas, y terceras personas y bienes externos.

Para evitar tener que afrontar con el patrimonio de la empresa cualquier eventual resarcimiento a daños causados por el transporte, existe una variada oferta de seguros específicos para esta actividad. Si bien la Ley Nº 24.653 establece las coberturas mínimas que todo el que realice operaciones de transporte debe contratar para circular y prestar servicios, es una buena práctica sumar otras adaptadas a las condiciones y necesidades de cada empresa, para maximizar la tranquilidad propia y la ajena.

Seguro de responsabilidad civil

Es uno de los seguros obligatorios para los prestadores de servicios de transporte automotor de cargas. Cubre potenciales daños que la actividad pudiera ocasionar a terceros -sean estos personas o cosas-, indemnizándolos por los perjuicios sufridos.

Seguro sobre la carga

Este tipo de cobertura garantiza a los asegurados una indemnización en caso que las mercaderías transportadas sufran algún tipo de pérdida o daño durante el traslado. Cuando existe un contrato de transporte es obligación asegurar la carga, pudiendo ser el asegurado el dador de carga, quién entregará al transportista el certificado de cobertura reglamentario indicando en la póliza los riesgos cubiertos, o el proveedor del flete.

Seguro de responsabilidad civil de la carga

Es una cobertura alternativa, no exigible, pero muy recomendable. En estas pólizas, las compañías aseguradoras indemnizarán a cualquiera que resultare perjudicado debido a las mercaderías transportadas. Entonces, la carga provoca cualquier tipo de daño a terceros, ya sea durante la carga o la descarga o en el viaje, el transportista no deberá pagar los daños con su propio patrimonio.

Se adapta al dinamismo que exigen los clientes en la actualidad

Para expandirse y ganar más clientes, el transporte de carga tiene que mudar sus prácticas obsoletas y actualizarse, invertir en modelos de operación modernos, responder a las preferencias de los clientes y desarrollar diferenciales competitivos.

Las empresas que no quieren quedarse atrás, se reinventan. Actualizan su cultura organizacional y suman integración tecnológica a sus procedimientos.

Una de las formas que utilizan para centrarse en la optimización es la incorporación de herramientas que les facilitan la negociación de servicios de fletes, permitiéndoles conectarse de forma directa con dadores de carga, hacer ofertas a sus oportunidades de carga y cerrar operaciones de forma 100% online.

Cumplimenta los registros exigidos por los organismos responsables

Es cierto que el transporte de cargas en un sector que impone varios requisitos y eso puede resultar abrumador, pero cumplir con las exigencias tiene también ventajas. En ocasiones, se conceden beneficios fiscales e impositivos a quienes están al día con sus responsabilidades.

Uno de los requisitos para las empresas o particulares que realizan servicios de transporte nacional o internacional de cargas en Argentina es la inscripción en el R.U.T.A. Este trámite es obligatorio para todos los vehículos de más de 700 kg de capacidad, que transportan productos propios o de terceros, en viajes interjurisdiccionales.

La inscripción inicial se realiza en los Centros de Información del Registro Único de Transporte Automotor y se debe presentar el original y copia de la documentación requerida para personas físicas o personas jurídicas o sociedades. Se otorga con una validez de 1 año, renovable una vez que transcurrieron 12 meses.

Si lugar a dudas, en el siglo XXI, la implementación de procedimientos eficientes, unidos a buenas prácticas de seguridad, calidad y gerenciamiento, son vitales para las empresas transportadoras que quieren aumentar su participación en el mercado y sobresalir.

[Total:0    Promedio:0/5]