Innovar en la logística es vital para conseguir clientes leales.

Entablar una buena relación con los clientes es el primer paso para lograr su fidelización. Cuando una empresa consigue establecer relaciones significativas con su audiencia, los clientes se vuelven leales y se convierten en promotores del producto y la marca

Lograr este objetivo es una de las mejores cosas que pueden pasarle a una empresa, considerando que requiere mucho más esfuerzo atraer un cliente nuevo que retener a uno ya existente.

Esta situación hace que las organizaciones perciban cada vez más la necesidad de desarrollar equipos profesionales calificados y servicios logísticos innovadores, en el intento de cautivar y retener al mercado.

El cliente siempre debe ser el foco

En su trabajo diario, las empresas logísticas buscan mantener una cartera de clientes que les permita optimizar los viajes realizados y reducir costos. Para lograr el equilibrio, tienen que convencer al mercado de que son la mejor opción y que deben elegirlas por sobre la competencia.

En ese proceso deben satisfacer a un público muy variado, que incluye a gerentes de flota, jefes de operaciones, pequeños empresarios, emprendedores y agentes de cargas, entre otros. La comunicación es esencial para tener éxito, porque permite lograr una relación de proximidad con el público, asegurando conversaciones francas y “sin interferencias”.

El buen diálogo es esencial también para que los clientes sientan que la compañía los entiende, que sabe qué es lo que necesitan. Una gestión que se enfoca en el cliente está preparada para detectar la necesidad de su público y puede aumentar el abanico de soluciones que les ofrece. Por eso, para innovar en la logística, siempre debe buscarse estar al tanto de los cambios en la industria, proponer nuevas ideas e implementar soluciones que permitan mejorar la calidad y optimizar los tiempos de entrega y costos.

Por último, la visión del cliente es un indicador de calidad muy importante, que ayuda a las empresas a encontrar los aspectos en los que puede mejorar. 

Es preciso preguntarles a los consumidores cómo fue su experiencia, por ejemplo, mediante encuestas de satisfacción; “escucharlos”, analizando sus devoluciones, y actuar, aplicando los consejos recibidos para mejorar los defectos, mientras se mantiene y perfecciona lo que está dando el resultado esperado. De esta forma, se fortalece la confianza del cliente en la empresa.

Las necesidades del cliente deben ser el foco de las empresas logísticas que quieren innovar.

Sumarse a la transformación digital

Identificar las tendencias y buscar formas de adecuarlas a la compañía, conocer los cambios en el escenario económico, seguir las expectativas del mercado, enterarse de los cambios regulatorios y estar al día con las buenas prácticas y soluciones que ofrecen los competidores son actividades que los profesionales logísticos deben incorporar en su día a día.

La contribución de la tecnología a los procesos logísticos es prácticamente irreemplazable, porque ayuda a mejorar el trabajo, optimizar el uso de los recursos, facilitar la gestión de actividades diarias y automatizar e integrar procesos. Pero cuando se habla de transformación digital en la empresa, significa mucho más que incorporar tecnología nueva. Si se decide iniciar este camino, es necesario repensar también los procesos, para que se pueda lograr la optimización deseada, haciendo buen uso de las funcionalidades de la tecnología digital

Por ejemplo, para reducir costos y maximizar la eficiencia, la implementación de buenas prácticas de gestión empresarial ancladas en soluciones tecnológicas permite a la organización llevar a cabo todos los procesos administrativos y operativos de manera más efectiva, ahorrando recursos y consiguiendo una mayor productividad.

Negarse a la transformación tecnológica puede significar perder oportunidades, como aumentar la productividad, reducir la ocurrencia de errores y adelantarse a la competencia. Por eso, las organizaciones deben trabajar en enfrentar la reacción negativa que suelen generar los cambios en las costumbres de trabajo y desarrollar su interés en aprender y dominar las funcionalidades que se ofrecen, para permitir que colaboradores y directivos se adapten rápidamente a los nuevos sistemas. 

Sin dudas, lograr destacarse dentro de la competitiva oferta de servicios logísticos es un reto, pero, con la implementación de procesos de trabajo centrados en el cliente y soluciones tecnológicas que propicien la eficiencia, es posible conseguir el objetivo.