La eficiencia logística permite que los productos lleguen a destino consumiendo la menor cantidad de recursos.

El concepto “eficiencia” define al hecho de lograr el cumplimiento de las metas que una empresa se propone utilizando la menor cantidad de recursos posibles. Relaciona los recursos materiales y humanos que utiliza con el resultado que se consigue, de forma tal que, cuanto menos recursos se necesiten para ejecutar un trabajo, más eficiente es.

Una logística eficiente es la que logra que los productos lleguen a destino consumiendo la menor cantidad de combustible que se pueda, utilizando menos horas de trabajo, reduciendo la contaminación derivada de las operaciones, etcétera. Sin lugar a dudas, la tecnología es una aliada indiscutible para el diseño de procedimientos eficientes y, cuando se la elige adecuadamente y se la acompaña con buenas prácticas de planificación, gerenciamiento y gestión, es posible aumentar la eficiencia considerablemente.

Incorporar tecnología

Una de las transformaciones que la tecnología facilita a los negocios es la posibilidad de automatizar los procesos y facilitar la gestión, para aumentar la productividad y la eficiencia de las operaciones. El desarrollo de soluciones innovadoras, como cloud computing, big data, inteligencia artificial, internet de las cosas, machine learning y blockchain favoreció el nacimiento de una nueva era, la de la logística 4.0, con varias ventajas asociadas.

  • Control de stock y reducción de pérdidas: eligiendo el software adecuado para cada negocio es posible lograr una reducción de las pérdidas en el stock, evitar el retrabajo producto de los defectos en las mercaderías y eliminar los extravíos.
  • Mejora en la estrategia de negocios: el correcto uso de los datos disponibles permite a los directivos modernizar la gestión logística, eliminando desperdicios y optimizando el tiempo, sin sacrificar la calidad.
  • Reducción de costos de transporte: si se mejora la eficiencia del transporte y se elimina la burocracia, el proceso se vuelve más ágil y barato, posibilitando a las empresas destacarse por sobre la competencia y aumentar su participación en el mercado.
  • Aumento de la satisfacción de los clientes: los clientes son cada vez más exigentes en lo que respecta a los plazos de entrega y buscan simplicidad en los procesos, seguimiento en tiempo real de sus compras, reducción de las fallas y precios más competitivos. Las empresas que no consiguen satisfacer estas demandas no tienen posibilidad de prospección.

La logística permite automatizar los procesos y facilitar la gestión para lograr eficiencia en la logística.

Gerenciar el transporte

Un sistema de gestión de transporte (del inglés Transportation Management System, TMS) es una plataforma logística que permite a los usuarios administrar y optimizar las operaciones diarias de sus flotas de transporte. Brinda destacados beneficios, como la posibilidad de mejorar la eficiencia, reducir costos, obtener información de los procesos de la cadena de suministro en tiempo real y mejorar la atención al cliente.

Esta herramienta recopila gran cantidad de información relativa a la operatoria logística que, cuando es analizada utilizando sistemas inteligentes, tiene el potencial de proporcionar datos muy útiles para la toma de decisiones informadas y la elaboración de estrategias más eficaces.

Un TMS permite:

  • Planificar las rutas de manera más eficiente,
  • Ejecutar las operaciones de forma más fácil,
  • Rastrear la flota en tiempo real, en sintonía con otros sistemas
  • Acceso a reportes y estadísticas avanzados

Optimizar la planificación de recursos

Otra efectiva herramienta para la gestión de los procesos empresariales es un Enterprise Resources Planning, usualmente conocido por su sigla “ERP”. Se trata de un software que ayuda a la administración de los negocios y permite la automatización de funciones relacionadas con la tecnología, los servicios y los recursos humanos.

En general, integra en una única base de datos e interfaz de usuario todas las facetas de una operación: planificación, desarrollo, fabricación, ventas y marketing de productos. De esta forma, posibilita la administración de actividades como contabilidad, compras, gestión de proyectos, gestión de riesgos, abastecimiento y otras operaciones de la cadena de suministro, con la optimización de los recursos.

Un ERP ayuda a la automatización de funciones relacionadas con la tecnología, los servicios y los recursos humanos.

[Total:0    Promedio:0/5]