El cobro virtual de servicios crece en Argentina siguiendo la tendencia mundial.

Comprar productos y contratar servicios a través de medios digitales es una tendencia que crece en Argentina, siguiendo la corriente a nivel mundial. El año pasado las operaciones de compra-venta electrónica aumentaron un 47%, alcanzando una facturación cercana a los $230.000 millones de pesos, según un estudio de la Cámara Argentina de Comercio Electrónico. Este considerable aumento se explica por el avance tecnológico, que aporta importantes mejoras en dispositivos y mecanismos de comunicación, y por el cambio en la conducta de los consumidores, que buscan cada vez más practicidad y comodidad.

En la mayoría de las transacciones, el intercambio económico se realiza de forma virtual con la intervención de operadores financieros que brindan a los compradores la posibilidad de pagar con tarjeta de crédito, débito o efectivo y a los vendedores tener certeza de cobro y disponer del dinero en pocos días.

La seguridad ante todo

Una de las principales preocupaciones de los usuarios del comercio colaborativo es la seguridad de los datos que los prestadores ofrecen, especialmente en lo que respecta al proceso de pago de la compra. Por eso, los sitios y aplicaciones de e-commerce se enfocan en mejorar continuamente sus protocolos de seguridad e incorporan tecnologías robustas, como las pasarelas de pago virtual.

Una pasarela de pago virtual es una plataforma que permite la transacción monetaria entre dos personas por internet. Es una herramienta confiable, que utiliza sistemas antifraude y en la que la información requerida para llevar a cabo la operación es transmitida de forma segura y encriptada, protegiendo los datos sensibles.

Las pasarelas y las terminales de pago virtual tienen instalado un Secure Sockets Layer (SSL) o certificado de seguridad, que garantiza que los datos que se comparten entre el servidor de la página web y los navegadores de internet viajan encriptados y por eso no pueden ser interpretados por terceros. Esta encriptación hace que la información sensible sea inalterable y que, en caso de caer en manos de una persona ajena a la transacción, no pueda ser entendida.

Las páginas seguras incorporan protocolos que garantizan que los datos que se comparten no pueden ser accedidos por extraños.

5 ventajas del cobro virtual de los servicios de transporte

  1. Recepción rápida del pago. A diferencia de los cobros recibidos mediante transferencia bancaria o cheque, utilizando plataformas de pago virtual se puede acceder al dinero depositado en la cuenta en pocos días.
  2. Certeza de cobro. Para efectivizar la operación, el comprador debe realizar el pago que queda en guarda del operador financiero hasta que se concreta el servicio. Esta metodología asegura que una vez que el flete llegó a destino, el dinero se liberará para su disposición.
  3. Facilidad de gestión. Al tener todas las operaciones centralizadas en un mismo lugar se reduce considerablemente la gestión administrativa que demanda el rastreo e imputación de los pagos de cada cliente.
  4. Múltiples medios de pago. La posibilidad de que los dadores de carga puedan pagar con las tarjetas de crédito, de débito y virtuales más usadas en el mercado, pudiendo además financiar las operaciones, aumenta la cantidad de potenciales clientes.
  5. Más tranquilidad. Operar utilizando páginas reconocidas y protegidas por estrictos protocolos de seguridad genera más confianza a ambas partes.