Nuevas tecnologías para maximizar la rentabilidad en el transporte y la logística

Según estimaciones realizadas por T-CARGO en base a relevamientos del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el 54% de los camiones transitan vacíos por las rutas argentinas. Esto quiere decir que de los 16 millones de viajes que se realizan por año en el país, 9 millones no llevan ninguna carga. Armando Morón, CEO de la compañía, explica: “si multiplicamos esta cantidad de viajes por el kilometraje promedio de cada uno -500 kilómetros-, resulta que 4.500 millones de kilómetros se recorren por año de forma improductiva”.

Esta modalidad de trabajo afecta seriamente la competitividad del transporte y también compromete la infraestructura vial, además de impactar en la economía y la sustentabilidad ambiental. Sin embargo, Morón señala que esta situación también implica una oportunidad ya que si se logra recuperar lo que hasta ahora es un desperdicio, se puede maximizar la rentabilidad operativa del sector.

Aprovechá al máximo los recursos

Los costos de operación que afronta el transporte de cargas son varios: combustibles y lubricantes, neumáticos, repuestos y autopartes, mantenimiento preventivo y reparaciones de los camiones, seguros, honorarios de los conductores, entre otros. Dependiendo de las dimensiones de la empresa, sus procesos operativos y otros factores, la incidencia de estos costos en el negocio varía.

La optimización de los recursos es vital para mejorar la rentabilidad y sostenibilidad a las empresas transportadoras. Con apoyo tecnológico es posible mejorar en varios aspectos.

La optimización de los recursos es vital para mejorar la rentabilidad y sostenibilidad de las empresas transportadoras.

Tecnologías de rastreo satelital y administración de flotas

  •   Control del uso del combustible. Este insumo es uno de los que más impacta en el costo logístico y, si bien no está al alcance de los transportistas controlar su precio, utilizar la menor cantidad de litros sí es posible. La tecnología actual permite controlar indicadores como consumo medio de combustible, excesos de velocidad, tiempos de parada y períodos en ralentí. A partir de esta información, la empresa puede desarrollar protocolos de conducción y organizar las rutas optimizando al máximo el combustible necesario para el servicio logístico.
  •  Prevención proactiva de roturas. Todos los vehículos requieren mantenimiento. La clave es anticiparse a los desperfectos y realizar mantenimientos preventivos minimizando conductas de conducción agresivas. Mediante la tecnología es posible conocer estadísticas de aceleraciones y frenadas bruscas, revoluciones por minuto, temperatura del motor y velocidad y, a partir de estos datos, determinar el cuidado que los choferes le dan a los camiones.

Tecnologías de rastreo satelital y administración de flotas.

Aprovechá los beneficios de las aplicaciones colaborativas

  •  Conexión online con potenciales clientes. Disponer de una cartera diversificada de empresas dadoras de carga es importante para mantener la flota de camiones activa, lo que permite generar ingresos de forma permanente. En plataformas como T-CARGO, las dos partes del proceso logístico se encuentran y hacen “match”. Es una herramienta muy útil para complementar otros medios de captación de clientes, aumentando el volumen de trabajo de la empresa.
  •  Uso de todo el espacio disponible del camión. La actividad económica está impulsada en gran medida por los pequeños y medianos empresarios, las economías regionales  y emprendedores que están dando sus primeros pasos. Estos necesitan movilizar los productos, pero en general no llegan a completar un transporte entero. La consolidación de cargas que estas aplicaciones ofrecen permite a los transportistas llenar el camión con envíos de diferentes clientes, y mejorar ingresos con los mismos costos. Además, al ofertar sus rutas habituales en aplicaciones como T-CARGO se puede conseguir más clientes y evitar el retorno vacío luego de haber hecho una entrega.
[Total:1    Promedio:5/5]