Los camiones pueden sumarse al transporte en colaboración.

Hace décadas somos testigos de cómo la tecnología interviene y modifica nuestra vida cotidiana: en casa, en el trabajo, en la vía pública. Además, las innovaciones tecnológicas se producen cada vez con mayor velocidad. Tanto informes de gobiernos como organismos internacionales señalan que el rol de la tecnología en el sector de cargas constituye el factor determinante para impulsar los cambios que requieren los desafíos del presente.

La información y comunicación como protagonistas

Cuando se refiere a las tecnologías de la información y comunicación (TIC), solemos pensar en desarrollos informáticos aplicados a sectores que poco tienen que ver con el transporte automotor de cargas. No obstante, la implementación de sistemas informáticos son fundamentales para la administración de las flotas de transporte y también para el sistema logístico en general, ya que posibilitan una mejor inteligencia y performance entre los actores del sector: empresas transportadoras, dadores de cargas, entes de gobierno y asociaciones de la industria.

La combinación de dispositivos tecnológicos y programas informáticos posibilita a los actores productivos analizar automáticamente los datos y tomar decisiones para alcanzar una mayor eficiencia en el servicio. Un ejemplo de esto es la incorporación de sistemas de gestión de flotas basados en tecnologías de geolocalización (GPS) enlazados directamente a las unidades con puntos de control, lo que permite una comunicación en tiempo real y la obtención de información valiosa como son los tiempos de inactividad del camión, conducta en ruta de los choferes, comportamiento del combustible, etc. Todos estos beneficios son tan relevantes que tanto las automotrices como las empresas de tecnología se encuentran en constante desarrollo de programas de este tipo.

Los sistemas de gestión de flotas basados en GPS permiten controlar los camiones desde la base.

La era de los camiones inteligentes

Según una investigación del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), se están promoviendo avances en lo que respecta a la tecnología en el sector de cargas. Las automotrices comenzaron a dar respuesta fabricando camiones que incluyen tecnología de asistencia para ayudar en la conducción y en la incorporación de un ambiente óptimo con diferentes mecanismos:

– Camiones con motores diesel turbocargados con regulación electrónica, que permiten aumentar el torque y la potencia disponible en los automotores más pesados para alcanzar una mayor eficiencia energética y una reducción de las emisiones contaminantes constituyen un ejemplo de este tipo de innovaciones.

– Camiones que son capaces de de frenar solos ante un peligro inminente, y unidades con butacas con suspensión neumática, ventilación y calefacción para el conductor.

Asimismo, en los últimos años se comenzó a prestar mayor atención al confort de los conductores, quienes pasan muchas horas seguidas arriba del camión, expuestos a posturas de conducción que pueden afectar su salud.

En definitiva, la implementación de tecnología en el transporte automotor de cargas es lo que va a potenciar las operaciones de las transportadoras como así también el trabajo de los transportistas.

Los camiones modernos piensan en la ergonomía.