La eficiencia de las flotas mediante un mejor uso de la capacidad de carga.

La modernización del transporte de carga por rutas es clave para alcanzar un sistema logístico que se adecúe a las necesidades del siglo XXI. ¿Qué soluciones innovadoras impactan a nivel poblacional, económico y ambiental? En este artículo te contamos las principales.

Crecimiento de la economía

El transporte de cargas es un servicio vital para la economía de un país. Acorde a la eficiencia logística será el impacto en la competitividad del sistema económico, ya que los costos de los fletes se incluyen en el precio de los productos y las materias primas.

Las mejoras en el transporte de carga automotor fomentan la expansión de la producción y la reducción de sus costos, incrementando así la competitividad de la economía argentina en general y también favoreciendo la creación de nuevos empleos. De hecho, el sector del TAC es un generador de empleo relevante en todos los países. Aún cuando resulta difícil estimar con precisión los puestos de trabajo directos e indirectos, el transporte de cargas cuenta con más de 500.000 trabajadores en la Argentina.

Camiones más productivos

Si bien el camión es un medio de transporte de cargas que requiere un uso intensivo de energía, los estudios recientes son alentadores. Gracias a los avances tecnológicos los camiones irán evolucionando y serán más eficientes en el consumo de energía, trayendo no solo mejoras económicas a las transportadoras, sino también reduciendo la huella de carbono en el medio ambiente.

Además, las innovaciones tecnológicas impulsan la eficiencia de las flotas mediante un mejor uso de la capacidad de carga, para no realizar viajes innecesarios o cargas negativas. En este sentido, el desarrollo de la plataforma T-CARGO es un avance que impacta positivamente y de manera directa para evitar que los camiones circulen sin carga.

El transporte de cargas es un generador de empleo relevante en todos los países.

Mejoras en la calidad de vida de los camioneros

Muchas veces, al hablar de logística se hace hincapié en los aspectos técnicos y se olvida el factor humano que lo hace posible: los transportistas. Las mejoras en el transporte de cargas también deben estar orientadas a potenciar la seguridad de las operaciones, apoyando la tarea de los conductores.

En este aspecto, T-CARGO busca mejorar la calidad de vida de los choferes al reducir el tiempo de espera entre viajes. Habitualmente, una vez que un camión realiza su entrega en un destino tarda de dos a tres días hasta conseguir una nueva carga para volver lleno.

Esta búsqueda de carga la realizan tanto el chofer como la transportadora, superponiendo esfuerzos y, muchas veces no consiguiendo su objetivo. Para evitarlo, agilizar la conexión de transportistas y dadores de carga de manera rápida a través de una aplicación, trae beneficios en términos económicos y  también en calidad laboral.

La colaboración como factor clave

Según un informe del Banco Interamericano de Desarrollo del año 2017, en Argentina, aproximadamente un 13% de las cargas corresponden a las exportaciones, un 4%, a las importaciones y un 83% a los movimientos de cabotaje.

La mayor parte de los fletes se da dentro del país, con origen en los principales centros urbanos. Por eso, la logística de las cargas incide directamente en la calidad de vida de la población argentina y en la cohesión del territorio nacional.

Teniendo en cuenta este rol clave, es imprescindible la participación de distintos actores para la implementación de las mejoras. La tecnología se presenta como una aliada casi inseparable para todos ellos -Estado, transportadoras, transportistas, dadores de fletes-, y permite lograr el desarrollo de la actividad con miras a su optimización económica, social y medio ambiental.

[Total:0    Promedio:0/5]