T-CARGO presente en Logística 4.0, el evento de ARLOG

¿Cómo incorporar tecnología e innovación para optimizar los procesos, mejorar tiempos, condiciones de trabajo y reducir los costos en la industria logística? Soluciones exitosas para responder a estos interrogantes fueron las que se compartieron en el XXVII Encuentro Nacional de Logística Empresaria organizado por ARLOG el pasado 1 de noviembre en el predio Golden Center. 

El equipo de T-CARGO estuvo presente, aprendiendo de las experiencias de grandes empresas e instituciones que están trabajando para sumar tecnología en su cadena de producción y distribución para reducir el engorroso trabajo manual y en papel, y sistemas informáticos cerrados.

La jornada, titulada “Logística 4.0: la experiencia del cliente y su integración con los procesos de Supply Chain”, dio comenzó con un repaso de la situación económica y las perspectivas para 2019 con el economista Carlos Melconian y la exposición de la visión de los empresarios de la voz de José Urtubey, dirigente de la UIA y director de Celulosa Argentina.

A continuación, referentes del sector expusieron sus casos de negocio, intercambiaron opiniones y compartieron tendencias logísticas con los más de 500 asistentes. La conclusión de la jornada podría resumirse en que la tecnología ya está cambiando el paradigma de la logística en el mundo y no parece haber retorno. Las empresas deben reinventarse para llevarse a sí mismas a una mejor versión.

¿Por qué logística 4.0?

Una de las transformaciones que la dimensión tecnológica impuso en la logística es la redefinición de su propio alcance como cadena productiva. La logística está mutando gracias a la digitalización, la hiperconectividad, el big data, la geolocalización y la tecnología 3D, entre otros factores. El concepto Industria 4.0 es el nombre con el que se identifica a la cuarta revolución industrial, caracterizada por la colaboración y la integración entre el mundo físico y el digital.

La convergencia digital de todas estas tecnologías otorgan al sector múltiples ventajas: reducción considerable de tiempos, optimización de costos y errores en los procesos de papel, así también como la posibilidad de mantener niveles de stock mínimos, estructuras de almacenaje pequeñas y optimización de rutas.

Los expositores resaltaron que el cambio en sus empresas vino a partir de la necesidad de transformarse buscando la optimización de los costos y la eficientización de los procesos productivos al máximo posible. Hoy, la alternativa para reconvertir la logística tradicional de la producción en masa hacia la producción personalizada es producir lo necesario cumpliendo los requerimientos de los clientes en tiempo real.

Es aquí donde las tecnologías de la información y la comunicación aparecen como herramientas fundamentales. Sumando estratégicamente la colaboración de las personas, las compañías están orientando cada vez más sus proyectos hacia la búsqueda de la agilidad y versatilidad que dan estas nuevas tecnologías. Soluciones como el etiquetado inteligente hace mucho más eficiente la trazabilidad del producto durante toda la cadena de valor y permiten ubicar al producto en todo momento, conocer sus características específicas y automatizar la cadena de pago, entre otras ventajas.

Los procesos logísticos inteligentes se alimentan de información en tiempo real que producen los operadores en cada etapa, retroalimentando así el control también de forma sincrónica. Uno de los ejemplos de plataforma tecnológica al servicio de la resolución de problemas logísticos fue Tradelens, diseñada por Maersk e IBM. Esta se basa en la colaboración y permite a los diferentes usuarios, empresas marítimas, puertos, aduanas, y otros, recibir y aportar información en las diferentes etapas de la cadena y en un entorno de seguridad.

Las empresas buscan transformarse para optimizar los costos y hacer más eficientes los procesos productivos.

El futuro son las empresas en las que el negocio une rentabilidad con conciencia social

Otra tendencia relevante que atraviesa a la actividad logística del siglo XXI es su responsabilidad social y medio ambiental. Sabemos que el transporte de cargas es uno de los responsables de la emisión de gases de efecto invernadero, lo que pone a las empresas del sector en un compromiso importante en relación con los requerimientos del planeta.

Iniciativas como las B Corps están redefiniendo el concepto de lo que significa tener éxito en los negocios. Las empresas que adoptan esta filosofía trabajan en equipo para reducir la desigualdad y crear empleos de alta calidad, dignos y con un propósito más allá del rédito económico.

“T-CARGO está innovando en ese camino, como empresa socialmente responsable que trabaja activamente para aportar soluciones reales, tanto en el cuidado de las personas y trabajadores como también del planeta, reduciendo la huella de carbono que arrojamos al medio ambiente ”, explica Natalia Delfino, Gerente de Comunicación Institucional de T-CARGO.

Esta plataforma tecnológica tiene por objetivo conectar al transportista con empresas dadoras de carga eficientizando uno de los problemas más graves del transporte automotor de cargas: los fletes negativos.