Estamos frente a un gran desafío, una problemática que está desgastando nuestra infraestructura y que genera una huella de carbono inaceptable”. Con estas palabras describe Matías Feldman, CDO de T-CARGO, el estado de situación del transporte automotor de cargas en Latinoamérica. Se refiere a las desalentadoras estadísticas que elaboró T-CARGO en base a datos publicados por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID). ¿Cuáles son los problemas que afectan al sector y de qué formas puede el transporte automotor de cargas integrarse apoyándose en la tecnología? De eso hablamos en este artículo.

En Argentina, aproximadamente el 54% de los viajes de transporte suceden con carga negativa, o sea, sin mercadería. Son 9 millones de viajes con el camión vacío, que generan un consumo improductivo de 5.2 millones de toneladas de gasoil al año y la emisión de 30 millones de toneladas de CO2 al medio ambiente. Si se incluye el comercio exterior que circulante por Argentina, hay que aumentar estas cifras en un 30%.

En una actividad con tangible importancia en la economía del país -el volumen anual de transacciones del transporte automotor de carga supera los 34.200 millones de dólares (7.2% del PBI)-, estas cifras son, sin dudas, una señal de alerta.

¿Cómo “tomar el toro por las astas” e impulsar el cambio? Según Matías, de la mano de soluciones que aprovechen lo mejor de las tecnologías de vanguardia, y que a la vez estén pensadas para facilitar la gestión, a la altura de las costumbres del siglo XXI.

La innovación tecnológica se pone al servicio del transporte automotor de cargas

Como analizamos en los primeros párrafos, el transporte automotor de cargas enfrenta una variedad de desafíos que llegan, en algunas empresas, a amenazar su existencia. Fletes negativos, falta de financiación, ineficiencia operativa, poca articulación entre proveedores y baja confianza son los principales.

Justamente, como respuesta a esta realidad se motivó la creación de la plataforma T-CARGO. Matías dice surgió como lugar para que “la oferta y la demanda puedan encontrarse y acordar negocios juntos; que puedan discutir los precios y, de esta forma, reducir esta realidad de la carga negativa”.

¿Por qué ahora?, podrían preguntarse algunos. Matías tiene la respuesta: la tecnología actual está en condiciones de aportar soluciones a los problemas del sector, de forma efectiva y a bajo costo. “La plataforma funciona en internet, haciendo un aprovechamiento de la tecnología de vanguardia que hoy viabiliza este tipo de desarrollos”, explica.

Una de las tecnologías a las que hace referencia y que incorpora T-CARGO es el Big Data, que permite analizar todos los recorridos que hacen los camiones, para luego poder formular servicios específicos para las rutas más utilizadas, sugerir precios de referencia y otras soluciones. También se integra a Google Maps, permitiendo un seguimiento en tiempo real de los viajes contratados mediante la aplicación.

¿Cómo aprovechar T-CARGO para integrar a los diferentes actores del transporte automotor de cargas?

La plataforma, como muestra su slogan, es transporte en colaboración. Es un lugar al que transportadoras, grandes empresas, pequeños emprendedores y particulares pueden usar para ofrecer o buscar el flete de necesitan. Esa conexión directa favorece la negociación entre la oferta y la demanda y contribuye a la mejora de las condiciones de contratación.

Tomemos como ejemplo a un transportista que llevó una carga desde Mendoza hasta Córdoba. Llegó a destino, entregó su mercadería y ahora debe retornar a su lugar de origen. Como contamos antes, en más de la mitad de los casos, vuelven con sus camiones vacíos, gastando combustible, peajes y otros gastos sin recibir ningún ingreso. En ese camino, contaminan, además, el medio ambiente.

Trabajando con T-CARGO, el transportista puede ofrecer ese viaje de Córdoba a Mendoza, conseguir un cliente y volver con el camión lleno. “Los transportistas también pueden registrar en la plataforma el recorrido que realizarán con el camión, marcando en el mapa los puntos principales por los que pasarán” explica Matías. “Esto les permite encontrar clientes que necesitan transportar cargas parciales o consolidadas, optimizando el uso del camión y abaratando los costos”, agrega.

Esta funcionalidad también es una ventaja para los dadores de carga, que tienen la posibilidad de buscar entre las ofertas de fletes la que mejor se adecúe a su necesidad de transporte o publicar su propio requerimiento y esperar las ofertas de los transportistas.

¿Querés conocer otros beneficios de T-CARGO? Mirá el video completo de la presentación de la companía en Expo Transporte 2018, en el que Matías explica los atributos diferenciales de la aplicación y su contribución a la integración del  transporte automotor de cargas en Latinoamérica.