La mayoría de las personas acceden al GPS mediante el celular.

¿Cómo llego? La mayoría de nosotros respondemos esa pregunta apelando a un dispositivo electrónico que hace unos años hizo pasar a la historia a la otrora indispensable “Guía T”: el GPS. Es más, ya ni siquiera necesitamos contar con un aparato extra, sino que accedemos al GPS mediante un dispositivo que con seguridad tenemos: el celular.

En lo que se refiere al transporte automotor de cargas, el GPS y otras tecnologías móviles aportan mucho más que la ubicación del camión o la mejor ruta para llegar de un lugar a otro. En este artículo analizamos los usos menos conocidos de los GPS y los beneficios que aportan a las empresas transportadoras para mejorar la gestión del trabajo y optimizar la productividad.

¿Dónde está el camión? ¿Qué porcentaje del camino ya recorrió? ¿Cuándo estima llegar a destino? ¿Cuánto tiempo demora en cargar y descargar? Sabemos que esta información es provista por un GPS. Pero, como adelantamos al principio, es solamente una de las múltiples soluciones que ofrecen estos sistemas al transporte automotor de cargas.

Los dispositivos de geolocalización incorporan día a día innovación y extienden sus funcionalidades al control y rastreo de las mercaderías. También brindan herramientas que permiten hacer más eficiente la operación, optimizar recursos, reducir el consumo de combustible y hasta contribuir al cuidado del medio ambiente. Comencemos viendo cómo opera un GPS y por qué es muy útil para el transporte automotor de cargas.

¿Qué es un GPS y cómo funciona?

El Sistema de Posicionamiento Global (Global Positioning System en inglés), nombre completo del conocido GPS, es un sistema de radionavegación basado en el espacio, que brinda información sobre navegación, posicionamiento y cronometría. Gracias a sus innumerables ventajas creció hasta convertirse en una herramienta básica y casi indispensable. Cualquiera que posea un GPS puede acceder a estos datos en cualquier lugar del mundo, horario y sin límite de usuarios simultáneos.

Aplicados a la logística y el transporte de cargas, los dispositivos GPS permiten monitorear múltiples datos, obtener estadísticas útiles para medir el trabajo de los empleados, controlar los recursos que se consumen y encontrar puntos de mejora.

Los GPS permiten obtener estadísticas útiles para monitorear múltiples indicadores de gestión.

Top Five de los atributos del GPS aplicados al negocio de la logística y el transporte

  1. Seguridad y tranquilidad

Ayudando a mitigar un poco la soledad que se siente cuando se está solo en la ruta, quizá a miles de kilómetros de la base, los GPS permiten a los responsables de flotas enterarse en el instante si un camión sufrió algún tipo de emergencia. Así, un eventual accidente o desperfecto mecánico es detectado en el momento que ocurre, permitiéndose la toma de medidas inmediatas que lo remedien. Por supuesto, este control sirve también para detectar robos y hurtos.

  1. Optimización de costos

Dado que no podemos controlar el precio del combustible, el peaje y otros costos, una de las mayores ventajas de los GPS es su posibilidad de obtener información que permite analizar cuánto nos rinde el combustible utilizado.

Con el GPS, la empresa puede saber cuánto tiempo estuvo inactivo el vehículo, si se condujo superando los límites de velocidad permitidos, qué rutas se han utilizado y otras conductas similares.

  1. Procesos integrados

Los dispositivos GPS generan múltiple información en tiempo real que, si se la utiliza de forma adecuada, permite implementar procesos de trabajo automatizados o semi automatizados. Este tipo de organización puede reducir notablemente los tiempos de trabajo, eliminar tareas repetitivas y minimizar los errores humanos.

Por ejemplo, la llegada del camión a un punto de entrega podría activar un aviso automático al cliente, que podría efectuar el pago y avanzar en su proceso interno.

  1. Identificación y control del conductor

Además de los análisis sobre forma de conducción que contamos en el punto 2, los dispositivos GPS incorporan la posibilidad de identificar al conductor del camión y hasta imposibilitar el arranque sin que se cumpla este paso.

Sabiendo quién conduce, el responsable de la flota puede analizar los diferentes indicadores de conducción de cada transportista y establecer planes de mejora de la productividad.

  1. Cuidado del medio ambiente

Este es uno de los aspectos en los que los GPS tienen mucho para aportar. Por ejemplo, permiten contabilizar el consumo de combustible, a partir de los factores que influyen en este campo.

Como agregado, contabiliza cuánto tiempo está el camión parado con el motor encendido, la cantidad de aceleradas y frenazos bruscos, las revoluciones por minuto, la velocidad de conducción y distancia recorrida. A partir de todos estos valores, las empresas de transporte automotor de cargas pueden evaluar su eficiencia energética y trabajar para contribuir positivamente al cuidado del planeta.

Sin dudas, el transporte automotor de cargas del futuro se encamina hacia los camiones autónomos, las rutas automatizadas y el manejo de la flota de forma satelital. Mientras algunos vehículos, como algunos modelos de Volvo, ya incorporan un GPS de acceso remoto desde fábrica, la mayoría lo hace incorporando dispositivos externos. En todos los casos, el resultado es el mismo: mejor gestión y más productividad.