Habiendo entrado en la recta final del 2018, nos propusimos repasar algunas de las oportunidades del transporte automotor de cargas que se abrieron en el país durante este año y a pensar también en las amenazas o puntos de atención que el TAC debe sortear.

Entre las innovaciones presentadas y anuncios se destacaron la sanción del Decreto 32/18 de escalabilidad, lanzamientos de productos servicios diferenciales para el transporte automotor de cargas y el anuncio del plan de implementación del Sistema TIR son algunas de las novedades que se destacan. En este artículo analizamos los pros y contras y su impacto en el transporte automotor de cargas de Latinoamérica. 

Las leyes que pueden generar oportunidades del transporte automotor de cargas

Algunas de las principales oportunidades del transporte automotor de cargas en el país están basadas en nuevas políticas y leyes. Por un lado, el decreto 32/2018 habilita el aumento de las capacidades de carga de 45 a 75 toneladas en equipos vigentes y también en los nuevos. Desde enero de 2018 se permite que cada unidad de transporte pueda aumentar su carga, lo que baja los costos y aumenta la productividad del sector.

Además, mediante la sanción de la Ley Nacional 27.448, Argentina anunció la implementación del sistema TIR (del francés Transports Internationaux Routiers). El TIR es un régimen de tránsito internacional con muchos años de aplicación en distintas partes del mundo, cuyo objetivo es facilitar el transporte internacional de carga por carretera.

Los vehículos y contenedores con identificación (Carnet TIR y códigos QR) pueden transitar por los países sin necesidad de ser controlados en los pasos fronterizos de forma manual. Una base de datos unificada, contiene toda la información necesaria que requieren y brindan todos los entes involucrados, por lo que no es necesaria la revisión en cada cruce.

Según estima FADEEAC El TIR permitiría reducir en un 40% los costos al achicar la demora en pasos fronterizos”. Además, significará beneficios en términos de seguridad vial, ya que la reducción de tiempos de espera supone condiciones de manejo más confortables para los conductores y mayor seguridad para las cargas de los camiones.

Según FADEEAC, el TIR permitiría reducir un 40% la demora en pasos fronterizos.

Nuevos lanzamientos, nuevas oportunidades del transporte automotor de cargas

Siempre que se anuncia el ingreso de nuevos modelos y tecnología en el mercado se abren nuevas oportunidades del transporte automotor de cargas, ya que incorporar nuevas capacidades a las flotas suponen optimizaciones en diversos sentidos.

Hyunday lanzó el HD78 Euro 5, un nuevo camión liviano que reemplaza al HD78 Euro 4 y lo mejora en términos de motorización. Consume alrededor de un 10% menos y crea menos emisiones contaminantes. Viene a la Argentina importado desde Corea del sur y ya está a la venta.

Por su parte, Ford anunció la llegada de Fordtrac, su servicio de gestión de flotas para su línea de camiones. A partir de noviembre estará presente en los nuevos camiones de la Línea Cargo y F-4000. Quienes cuenten con este servicio podrán obtener telemetría y geolocalización de sus unidades desde cualquier dispositivo.

También es una oportunidad interesante el lanzamiento mundial de la nueva generación de camiones Scania. Tal como dice su comunicado de prensa “es resultado de la mayor inversión en la historia de la empresa, al mismo tiempo que representa un paso hacia adelante en la industria en lo que se refiere a la rentabilidad de nuestros clientes y a soluciones sustentables de transporte”. Sin embargo para poder verlo andar en las rutas argentinas habrá que esperar al menos hasta el 2019 y quizá un poco más.

No todo es color de rosa

Como suele ocurrir frente a las nuevas oportunidades del transporte automotor de cargas, siempre hay amenazas de las cuales es mejor estar advertido. En el caso del aumento de las capacidades de carga, si bien el decreto 32/2018 es de alcance nacional, hay provincias que no se adhirieron.

Esta situación está generando pérdidas económicas a aquellos que actualizaron sus transportes y no pueden utilizarlos. Y genera pérdidas que llevan a menor inversión, disminución en la compra de camiones y también a la posibilidad de que se reduzcan puestos de trabajo.

En relación al Sistema TIR, la implementación a nivel nacional se estima dentro de 12 meses, por lo que es algo que no reportará beneficios en el corto plazo.

Por último, y no por eso menos importante, la fuerte depreciación del peso frente al dólar genera una inestabilidad que ya está afectando la compra-venta de bienes y servicios.

En términos de transporte automotor de cargas, el aumento en pesos de los vehículos importados, por ejemplo el recién lanzado HD78 Euro 5, y de insumos como el combustible o los neumáticos puede generar un impacto negativo en lo que queda del 2018 y también de cara al 2019. 

Las oportunidades del transporte automotor de cargas provienen de diversas fuentes y vaticinan un prominente futuro para el sector, no solamente de la mano de empresas consolidadas, sino también de nuevos emprendimientos y soluciones innovadoras.