El combustible es uno de los commodities que más impacto tiene en el transporte de mercaderías. Atado al precio del barril de crudo y al dólar, tiene una influencia muy importante en los costos operativos del transporte automotor de carga y, en consecuencia, al precio de esta actividad al cliente final. Además, es uno de los principales responsables de la contaminación del aire. Por estas razones, aprovechar de forma óptima cada litro consumido es un desafío que toda la industria comparte. ¿Cómo es posible lograr un consumo eficiente? Te lo contamos en este nuevo artículo de T-CARGO.

Como hemos comentado en un post anterior, el transporte es la segunda actividad responsable de la contaminación del aire en Argentina, según números del Ministerio de Energía de la Nación. Afortunadamente, cada vez más empresas demuestran tener conciencia ambiental y desarrollan políticas operativas respetuosas con el medio ambiente. En una encuesta realizada por el Observatorio de Logística Sustentable del ITBA el 74% de las empresas de logística dice tener definidas dos o más estrategias de sustentabilidad en el transporte como, por ejemplo, la optimización de rutas, y el 61% capacita a su personal en gestión ambiental.

Estos resultados demuestran que la eficiencia energética es considerada importante. Y la experiencia demuestra que es alcanzable si se implementan procedimientos adecuados para consumir mejor, o sea, aprovechar de la mejor forma los recursos disponibles, y también para reducir el gasto. Seguí leyendo y conocé las mejores prácticas para lograrla y mejorar a la vez la rentabilidad del transporte de mercaderías.

Cinco medidas para aprovechar mejor el combustible en el transporte de mercaderías

La tecnología de geolocalización y los sistemas Inteligentes de transporte ofrece, además de la funcionalidad más utilizada -conocer la ubicación en tiempo real de la flota-, otros datos muy útiles para mejorar la gestión operativa y la seguridad del transporte de mercaderías. Estas son cinco de las funcionalidades más destacadas.

Localización en tiempo real

Este es un recurso que, si le lo utiliza apropiadamente, colabora en la optimización de los recursos de forma inmediata. Sabiendo dónde se ubica cada camión, se pueden organizar mejor las cargas con miras a lograr el objetivo de flete negativo cero.

Optimización de rutas

Otra información muy útil que proporcionan los sistemas de posicionamiento global (GPS) es conocer el nivel de tráfico de las rutas en tiempo real para así armar los itinerarios más rápidos y eficientes. Como resultado de la reducción de kilómetros y esperas innecesarias, se mejora la rentabilidad y el consumo de combustible.

Análisis del estilo de conducción

Saber cómo conduce el chofer permite contabilizar el consumo de combustible y medir las emisiones de CO2. La tecnología permite a los responsables de gestionar la flota de vehículos de transporte de mercaderías recibir información acerca de los tiempos en los que el vehículo estuvo parado, los periodos de ralentí, condiciones de conducción brusca o medición de la temperatura del motor.

A partir del análisis de estos datos, cada empresa de transporte de mercaderías puede definir qué políticas de incentivo, planes de capacitación en conducción ecológica y otras buenas prácticas son las más adecuadas para optimizar las operaciones.

Velocidad de conducción

El cumplimiento de los límites de velocidad permitidos para el tipo de vehículo y áreas de conducción es vital para evitar multas. Pero, en adición a la carga económica que las infracciones acarrean, cuando se conduce a altas velocidades se incrementa el combustible que se consume, alejándose del aprovechamiento buscado. Con la ayuda de un GPS se puede controlar la velocidad de los vehículos de transporte de mercaderías y corregir los problemas que se detecten.

Control del mantenimiento

El correcto mantenimiento de los vehículos tiene un impacto ambiental positivo. Según estudios, un vehículo que recibe un programa de mantenimiento preventivo adecuado, consume un 9% menos de combustible. Además, se alarga la vida útil y se minimizan las roturas repentinas, que complejizan la operación y sacan de uso al vehículo que necesita ser reparado.

Como narramos en este artículo, la tecnología es amiga de las empresas de transporte de mercaderías y continuamente trabaja en el desarrollo de herramientas innovadoras para solucionar los obstáculos del sector. Lo importante es evaluar qué ofrece el mercado y elegir las soluciones que más aporten al aprovechamiento del combustible de la flota de la empresa.